La diferencia entre la vida y la muerte

Al hilo de mi último artículo sobre despoblación para mi querido proyecto Turismo Las Navas y de una entrevista que recientemente me han hecho en la Ser, estaba yo reflexionando que siempre digo la misma frase: la diferencia entre la vida y la muerte de algunas poblaciones y territorios, está en el desarrollo de un turismo sostenible. Quizá os suene contundente, pero, para mí, es la vida misma.

Y ¿por qué? Pues muy sencillo, porque estos territorios que están en riesgo de despoblación o en situación de desierto demográfico (territorio con una densidad inferior a 10 habitantes por Km. cuadrado) no tienen industria que les sustente, ni tienen nudos de transporte cercanos, ni ciudades grandes alrededor, ni siquiera tienen habitantes porque no hay oportunidades de trabajo en lugares así. Pero, sin embargo, estos territorios “vacíos” de gente, están repletos de grandes patrimonios y grandes recursos para poder desarrollar un turismo sostenible que permita generar riqueza y, por tanto, supervivencia.

Aire limpio, cielos espectaculares, paisajes infinitos, agua…, es de lo que hablo. Solo necesitamos mirar estos recursos con otros ojos y ver en ellos la posibilidad de desarrollo de una comarca, sin grandes inversiones, trabajando con todos y siendo muy respetuosos tanto con las idiosincrasias locales como con la elección de proyectos para conseguir el equilibrio entre la necesidad de mantener un territorio a través de un sector como el turístico y la no masificación de la actividad.

Sostenible va de equilibrio. Equilibrio que pasa, entre otras cosas, por la toma de conciencia de todos los habitantes (sobre todo los empresarios de turismo), de no masificar sus propuestas, de transmitir a los visitantes ese amor por la tierra; de ser los mejores anfitriones haciendo que las estancias sean verdaderas experiencias. No hay cosa que más nos guste que ir a un lugar de visita y que nos acojan como si fuéramos especiales.

Los que me conocéis, sabéis que he trabajado y trabajo en los territorios en riesgo de despoblación para conseguir que los planes de acción se acometan con criterios de sostenibilidad medioambiental, sostenibilidad económica y continuidad el tiempo. Me guía la creencia que el desarrollo del turismo sostenible genera cambios sociales, económicos y medioambientales y que así se consigue dar un futuro a estos territorios.

Mi apuesta es seguir trabajando con el modelo que, durante estos últimos 11 años, ha dado resultados y está siendo el motor de la economía de algunas zonas: Modelo de Turismo Generativo.

Si quieres ser esa persona que aporte la diferencia entre la vida y la muerte de esos territorios y si quieres conocer más sobre este modelo o sobre el turismo sostenible, no dejes de visitar mi página web www.isabelsancheztejado.com, o ponte en contacto conmigo.

¿Te parece interesante? Dame tu opinión. Te escucho

a

Everlead Theme.

457 BigBlue Street, NY 10013
(315) 5512-2579
everlead@mikado.com
[contact-form-7 404 "No encontrado"]